[Cámara Oscura] en la tarde de Kashgar


Son las seis de la tarde y la mezquita central de Id Kah llama a oración en la ciudad-oasis de Kashgar (o Kashi, en mandarín), en el extremo occidental de China, no muy lejos de Tayikistán. La Historia comienza a mencionar a esta ciudad desde siglos antes de Cristo, dado que ocupó un lugar estratégico en la Ruta de la Seda del Norte, que conectaba a Xian con Roma. Marco Polo pasó por ahí. Al día de hoy se hallan vestigios de una riquísima vida comercial que agrupaba a gente de todo Asia Central.

Su Mercado Dominical es uno de los más grandes del mundo. Más de cuatro mil kilómetros separan a Beijing y Kashgar, adonde las pujantes políticas de desarrollo chinas llegan mitigadas, particularmente debido a la mezcolanza de creencias, costumbres e idiomas de sus residentes. Por las calles desfilan gentes de diversas etnias, cuyas indumentarias y costumbres los distinguen entre sí; el chino promedio de la etnia Han apenas figura en el panorama. La caligrafía árabe desplaza a los caracteres chinos. Sus barrios antiguos son laberintos de adobe donde uno fácilmente se puede perder en el tiempo.






Si te gustó esta galería de viajes, consulta las otras:

[Cámara Oscura] entre las casas de piedra de la misma familia en Yujiacun

[Cámara Oscura] entre los miles de Budas de piedra de las grutas de Longmen

[Cámara Oscura] en las escaleras sin fin del sagrado Monte Tai

[Cámara Oscura] en los paisajes rocosos y cavernosos del Monte Longhu

[Cámara Oscura] en los paisajes sagrados y nebulosos del Monte Sanqing

[Cámara Oscura] en el festival de hielo de Harbin 

[Cámara Oscura] entre las casas de piedra y los grafitis maoístas de Cuandixia