[Cámara Oscura] en el festival de hielo de Harbin


Para los valientes que se animan a medírsele a temperaturas de hasta -35 grados centígrados, el Festival de Esculturas de Hielo y Nieve de Harbin es el destino perfecto para unas vacaciones de invierno. Todos los años, durante tres semanas de enero, la capital de la nórdica provincia de Heilongjiang se convierte en un taller viviente de gigantescas esculturas de nieve y hielo, blancas de día e iluminadas de neón por la noche. Desde réplicas de la Gran Muralla y la Mona Lisa hasta paisajes y personajes de la mitología y la fantasía llenan esta ciudad de cinco millones de habitantes, situada cerca de la frontera con Rusia y llena de iglesias con techos en forma de cebolla.

El festival, que nació en los años sesenta, fue suspendido por órdenes de la Revolución Cultural y revivió de nuevo en 1985. Hace cuatro años se batió el récord de la escultura más grande del mundo: 13.000 metros cúbicos de nieve fueron necesarios para crear una réplica de 250 metros de largo y 8 metros de alto de las Cataratas del Niágara y el Estrecho de Bering, que separa a Asia de América.

Para los turistas interesados dos consejos. Primero, organizarse con tiempo porque es casi imposible encontrar alojamiento durante el festival. Y segundo, mucha paciencia porque es igual de difícil conseguir que la cámara fotográfica funcione correctamente a semejantes temperaturas infrahumanas.

Les dejamos una galería de fotos de la ciudad y del festival en 2011.