Universidad vende pruebas de VIH en máquinas expendedoras de snacks

Además de refrescos y aperitivos, los estudiantes de la Universidad del Petróleo del Suroeste pueden adquirir por menos de cinco dólares una prueba del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Este centro educativo está ubicado en la provincia de Sichuan, que junto con Yunnan y Guangxi son las regiones de China más afectadas por la propagación del virus.




El proyecto piloto realizado en este centro educativo empezó en respuesta al incremento del 43 por ciento de las infecciones entre los jóvenes en edades comprendidas entre los 15 y los 24 años en el periodo comprendido entre 2011 y 2015.

Según expertos que han analizado esta problemática en China, el origen se encuentra en la falta de educación sexual de los niños chinos.

La provincia suroccidental de Sichuan, junto con Yunnan y Guangxi, domina el ranking de las 12 regiones con más casos de VIH/SIDA en China, que según el programa de las Naciones Unidas contra el VIH/Sida (ONUSIDA) afecta a medio millón de personas en el país asiático.

Los informes oficiales de las universidades señalan además que el 80 por ciento de los casos ocurrieron en encuentros del mismo sexo, según reportó el portal AsiaWire.

Es la primera vez que una universidad china toma una iniciativa de este tipo y el reducido precio de 4,4 dólares por test se debe a las subvenciones que ofrecen organizaciones de caridad. Una prueba de este tipo puede costar cerca de 300 yuanes (45 dólares) en Taobao, la principal tienda en línea de China.


Foto AsiaWire

De acuerdo con un comunicado del centro médico de la universidad, el kit incluye un recipiente de orina con un agente aglutinante con el que se mezcla. Todo esto y los demás pasos se pueden realizar de manera privada y los resultados se pueden revisar anónimamente a través de internet.

En mayo pasado la Comisión Nacional para la planificación de la salud y la familia exigió a las escuelas establecer un sistema de monitoreo y reportar los nuevos casos de la infección cada seis meses, además de proporcionar pruebas gratuitas y asesoramiento de los estudiantes.

Como explicó hace algún tiempo el representante en China de la Organización Mundial de la Salud, Bernhard Schwartländer, al diario Wall Street Journal, "a pesar de que la prueba del VIH está ampliamente disponible, sabemos que muchas personas son reacias a tomarla por miedo a ser positivo, por el estrés que genera la espera de los resultados, para evitar la molestia de tener que ir a los centros de recolección de los resultados y por temor a ser estigmatizados y discriminados”.

Este proyecto piloto, tema de alabanza casi unánime en la red social china Weibo, se produce en respuesta a la fuerte subida de los jóvenes infectados entre los 15 y los 24 años.

Según el Centro Nacional para el control y prevención del SIDA y las enfermedades de transmisión sexual, el año pasado hubo 2.200 nuevos casos entre los jóvenes mayores de 15 años, en comparación con 1.772 en 2014. Una tendencia que los expertos atribuyen a falta de educación sexual entre los niños chinos.

Una encuesta realizada por la Universidad de Xi'an Jiaotong comprobó que el 31 por ciento de los 12.000 encuestados dijeron que ya habían tenido relaciones sexuales, pero sólo el 21,8 por ciento es capaz de usar correctamente un preservativo, mientras que dos de cada diez estudiantes consideran el aborto como un método anticonceptivo.

Aunque el número de estudiantes afectados por el VIH representa menos del 3 por ciento del total, la propagación del virus entre los inscritos en la escuela secundaria aumentó más rápidamente que en cualquier otro segmento de la población china, en especial en el sexo masculino.

Durante años, Beijing ha visto la epidemia del VIH como una enfermedad típicamente occidental, síntoma de la disolución del modelo capitalista, mientras que sólo hasta 2001 tomó medidas para eliminar la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

[Crédito foto: AFP]

Comentarios