Trabajos de restauración dañan sección de la Gran Muralla China

Un trabajo de restauración poco fiable dio al traste con 700 años de historia de una parte de la Gran Muralla de China ubicada en una zona del condado de Suizhong. La reparación de esa parte del muro que se encontraba deteriorado por el paso de los años se hizo por orden de la Oficina de Reliquias Culturales en 2014, pero solo hasta ahora se conocieron fotos tras un reportaje del portal Sina en el que se muestran burdos parches de cemento blanco sobre la antigua fortificación china construida y reconstruida entre el siglo V a.C. y el siglo XVI de la era moderna.




Los trabajos de restauración se llevaron a cabo en una zona que comprende los límites de las provincias de Liaoning y Hebei, y buscaban reconstruir zonas del muro que se habían caído o se encontraban en mal estado. Debido a esa razón, esta zona de la muralla se encontraba cerrada al público pero la divulgación de las fotos ha generado fuertes críticas en las redes sociales.

El proyecto involucró ocho kilómetros de la parte sin restaurar de Xiaohekou, conocida como “la más bella gran muralla salvaje".

Las torres de vigilancia y los muros de defensa fueron eliminados como parte del plan de reconstrucción, y se uso arena,cemento blanco y otros materiales que se vertieron en la parte superior, dándole un aspecto de un carril de bicicleta elevado que atraviesa colinas escarpadas en medio del bosque.



El reportaje de Sina tuvo amplia divulgación y el diario Beijing News se encargó de divulgar más fotografías del esperpento a través de su web y en la principal red social china Weibo.

Entre los miles de comentarios que se publican por estos días se puede leer uno que cuestiona los trabajos y asegura que “por suerte la Venus de Milo no está en China, sino alguien le conseguiría un nuevo brazo”.

El director de la Sociedad de la Gran Muralla de China, Dong Yaohui, aseguró en declaraciones reproducidas por la CNN que el trabajo de restauración de hizo “muy mal” y “se daña el aspecto original de la muralla”. “Se llevó la historia del pueblo”.

Asimismo, dijo que era muy importante que el gobierno chino en su conjunto comience a regular y racionalizar los esfuerzos de restauración de la Gran Muralla. “A pesar de que el gobierno local fue bien intencionado y quería restaurar los ladrillos de la pared, el resultado fue todo lo contrario” a lo esperado, dijo.

El jefe de la Oficina Provincial de Antigüedades de Liaoning, Ding Hui, señaló al diario Beijing News que los trabajos duraron tres meses y se completaron hace dos años como parte de un plan de restauración emprendido por el gobierno.

"Realmente fue un trabajo de reparación feo", admitió Ding.



En los últimos años China ha aprobado leyes para proteger la Gran Muralla, debido a que amplias secciones han sido demolidas, saqueadas para ser usadas como materiales de construcción y comercializadas como suvenires al turismo.

La Gran Muralla China, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1987, se construyó para proteger la frontera norte del imperio chino de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria.

Si se cuenta sus ramificaciones y las construcciones secundarias se calcula que tiene 21.196 kilómetros de largo, desde la frontera con Corea del Norte, al borde del río Yalu, hasta el desierto de Gobi, aunque hoy en día solo se conserva un 30 por ciento. En promedio mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho.

[Crédito fotos: 
Beijing News]

También puedes leer:

La Torre de Porcelana de Nanjing vuelve a erigirse

Las bellezas ocultas de China

En China se construye la Gran Muralla Verde

Comentarios